Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2009

Hay lugar.

No importa donde.
Bajo el arrebol, frente al mar, con lluvia o si hay sol.
No importa, no importa, hay lugar para despistados.

Así es.

No quiero destacar mas nada
mejor puede ser que todo pase,
todo que pase desapercibido,
que pase como si nada, en cierto punto
yo prefiero seguir sorprendiéndome.
Porque a nadie le importa más que a mí,
y para mí, es como sentirme llena.
No sé, no sé, no sé...
pero así fue y no sé que es.
Me siento yo misma ahí, y ahí me quiero quedar
me gusta ese lugar...
en la orilla, frente a un océano de todo
afuera del agua es donde quiero estar,
pero si las cosas cambiaran, suele suceder,
no me daría terror aprender a nadar,
menos si es ahí.
Ya no importa si es dentro o fuera
si es rápido o va lento.
No sé que es, pero no importa
creo que me quedo aquí.

Culpable.

Las palabras, dicen, se las lleva el viento
dicen, y yo lo creo.
Yo prefiero cien veces más las miradas,
aún así prefiero mil veces más la suya.
Me gustan cien veces más los gestos
y mil veces más me quedo otra vez con los suyos.
Yo ofresco mi mirada, se la regalo.
Se regalo cada vez que la busca, cuando la quiera,
siempre estará dispuesta para que mire en ella.
Mire! y mire lo vivita que se ha puesto
y siéntase a gusto, usted es culpable.
Culpable de que haya ese brillito,
ese que ya no se esconde, ese que le gusta.
Quizás todo esto sea parte de mi excusa,
y es que hablando de palabras que se hacen polvo
es cierto lo creo, pero la famosa
por ser parlanchina he sido yo.
Mire! y mire más de lo que quiera
y es que dese cuenta que en palabras
me he ido quedando corta
me extraña en demasía
pero es que entre tanto que he querido decir
ya no sé como empezar
pudo ser por haber sido educada
y mantener la cortesía y el protocolo
quizás pudo ser porque me vi asombrada.
No importa, las palabras se las lleva el v…

Entonces sonrio.

Inesperado, no como la lluvia de ayer
molestosa al principio, y como siempre
acabando con el placer del agua en la cara.
Sorpresivo como cuando mas me ha gustado
Dulce, encantador y mágico.
Como si no hubiese sido tremanda y tamaña "esa gracia",
y el prejucio que no pudo evitarlo.
Un poco hablador pero simpático
un poco de todo eso que me ha gustado.
No quisiera escribir mas, no quiero arruinar nada
pero soy un poco terca, quizás demasiado
entonces las palabras salen por ósmosis.
Debes saber ya que soy atarantada
y un poco descontrolada, no puedo evitarlo
y como no hablo, entonces sonrio.
Sonrio cuando quiero y también cuando y como quieras.
Creo que es lo mas rápido, y adecuado que puedo regalarte
porque si de palabras se tratara créeme cariño
ya estaríamos perdidos.