Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

De mi que soy yo.

Puedo ser como se me antoje, puedo ser lo más discreto y a la vez pasar sobre el limite de lo escandaloso y mundano. Puedo ser un paso en lo escabroso y ir arrogando palabras hirientes al viento, como puedo ser el más dulce y soñado de los versos. Una idea que no se concreta, un desorden de conciencia que no se tolera, puedo ser también el más acertado de los pensamientos. Un día el deseo de gritar mil payasadas y parecer estúpida princesa, sin sentirme culpable por ello al otro soy la dama que tiene los pies bien puestos en la tierra. Puedo ser y parecer idiota, puedo parecer interesante y coqueta. Puedo ser un estorbo y no creerme el cuento de las maravillas, puedo ser consejera y la de palabras de consuelo creyendo en la vida bonita. Puedo ser como hoy que quiero decir pesadeces por doquier y más tarde me arrepentiré de ser tan arrebatada, o ser como el día de mañana en que quiera con mis manos meter mis ideas en asuntos que ayer empecé a criticar. Puedo ser consciente de mi y lo …

Déjame un día más.

Cuando el mundo pierde el color manzana
Escribir un cuento amable en tu frente.
Déjame un día más.

Javiera Parra y Los imposibles.-

Poco Querida.

Llegas tan molestosa como siempre, luego pasas a ser agradable y terminas siendo algo sin importancia. ¿Dé que te vales? ¿En qué justificas tu actuar?. Odiosa diosa de los inseguros, los poco atrevidos, los distanciados. Entonces, ¿qué hacías aquí?. No te sientas rechazada de todas maneras siempre eres bienvenida, pero aunque no quieras al contrario de hacerme un camino pantanoso das seguridad. Ves, nada sale como lo deseas. ¿Recuerdas la Segunda Parte? Si a mi ya ha llegado la tercera. No seré como Adonis, no necesito repartir tercios y tampoco dejaré que otro decida, pues en la historia fue el segundo error, yo entrego los doce a una parte. Lo ves, aprendí, no creas que no seré sigilosa, finalmente siempre te daré en el gusto, pero a mi manera, te repito ¿Recuerdas la Segunda Parte? claro y estas contenta, ambas somos mujeres y después de todo hacemos una excelente dupla.

No corras más.

Ojos de papel ¿A dónde vas? quédate hasta el alba
Pequeños pies, no corras más
Sueña un sueño despacito en mis manos
no corras más, tu tiempo es hoy
Y no hables más corazón de tiza
Cuando todo duerma te robaré un color.

Luis alberto Spinetta.-

De invierno.

Camino en calles conocidas
los pesados y rotos pasos siguen ahí,
la textura de cargar con tanto invierno
es la belleza más tosca que se puede encontrar
y la humedad se torna cálida con cada mirar.
De a poco mis tardes se llenan de ocres dulces
sabores que mi boca loca no rehusa a probar
con tal naturalidad los degusta
que no le sobran, no le faltan
ni se extraña en volver a probar.
Llevo pasos anaranjados de compañía,
pasos fuertes que insinuan acalorar
con el anaranjado que tiñe sonrisas
y aquel ocre que suelo probar.
Así quisiera desenvolver con mis manos
cada brisa que enreda tu pelo
poder ser como la lluvia que no llego hoy
como aquella que se quedo con ganas,
atarantadas ganas de pasear a mi lado
porque como ella yo suelo improvisar
mi ir y venir en estas mis calles preferidas
calles que al rato alzan su rudesa
como la belleza olvidada que volví a encontar.
Imposible, imposible es no sucumbir
a tal grado de inquietud
si camino reconociendo olores
en estas calles llenas de tanto otoño pasado
tan sabrosas co…

Pez fuera del agua.

Un pez que vence todo su temor
para vivir, para existir
y descubrirse cada día más.
Intenta amar
un trozo de ese mar
inunda mi paz
la inmensidad de esta verdad
no impedirá que pueda nadar
dentro de ti para sentir
y descubrirte cada día más.

Intenta amar - La ley

Ese que sé yo.

Este tiempo esta particularmente especial y los días van teniendo ese que sé yo, ese gustito rico a una grata sonrisa, una bocanada de aire fresco, acompañada con ese sol de invierno, perfecto. Tienen ese gusto a canelas y naranjas, o menta con chocolate. Ese agradable caminar a la orilla de la playa, como si tuviera allá mi grata compañía. Estos días, han sido llenitos, pero a la vez me quedo con gusto a poco, gustito que hace pensar en días mejores. Estos días ya me da lo mismo, lo que piensen, y como miren, nunca importo y ahora simplemente no existen. Estos días tienen ese que sé yo, ese gustito rico a una grata sonrisa, un cálido abrazo y por sobre todo un grata compañía.

No tengo título para esto.

Desenpolvar escritos.
Que bien hace, aunque a estas horas no sea lo mejor
y no tenga motivo aparente para escribir.
Pero me llama, y me tienta
la necesidad de comparar,
de compararme en las cosas dichas
con tanta rabia, decepción,
e ilusiones vagas
y tanta necesidad..
esa tan maldita e inocente.
Si hasta recordar
y referirme a ellas
me corta el impulso..

Yo me volví fría, impaciente, exagerada.
"¿En que momento cambiaste tanto?",
solía ser la frase de turno,
aquella que más odiaba,
la que más me repetían
y más yo negaba.

Creí no haber cambiado, pero sí.
No tiene sentido ahora.
Sí, cambié, pero ya esa se fue.
lo cierto, es que yo misma
me apestaba, o mas bien me apestó
volver leer mis propias palabras,
y ver tan maldito duelo.

La inocente necesidad
se fue llenado de a poco,
y la mujer fría, calcuradora,
llena de rencores y rabias
se espumó, se ahogó.

Que corta esta inspiración..
pero la necesidad, de comparar..

No sé como ni en que grado hacerlo
no sé como hacerlo sútil, y delicado
como de a poco endulzar esta…