Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

No salen.

Quería escribir lo que mi corazón sintiera, pero no encontré delicadeza para eso, quizás porque no sé a quien dirigirme ya que siempre es para alguien. Luego pensé en hacer la vista gorda a este momento y a mi mente vino aquél que me esta dejando sin habla todos los días, que sí me hace feliz y tampoco dio. Hoy más que nunca estoy sin palabras, y eso que mi mente tiene tantas cosas, un montón de sobra para poder entenderlas, que mi razón solo en mente tampoco las contiene pero no, hoy, hoy no puedo decir nada y eso no me gusta, tanto es que... , hasta me asusta.

Hombre verdadero.

Yo no sé que esta pasando parece que quieren cambiarme a ese hombre que llevo dentro y que vive en cada gente, yo no sé si ya no escucho o si es él quien me habla menos y lo que siempre fue su canto, hoy siento que es mi llanto. El hombre que yo conozco no es de espuma ni vanidades, siempre el libre y verdadero, son sus ojos diferentes. Cuando llama es un susurro, cuando calla una tormenta, una brasa cuando ama, cuando siente es un torrente. El hombre que quieren imponerme es de piedra y de mentiras, solo compra, suma y vende, es de hielo y amarguras. Yo no quiero parecerme a eso que llaman hombre, él es uno y desde siempre en él creo y quiero verle. Eres Jesús el carpintero, el de alegrías y quebrantos el de pobres y afligidos de mi canto y el de tantos, Jesús, amor, padre, ternura, Dios del pan, Dios del madero, señor de la esperanza, eres el hombre que yo espero, eres el hombre verdadero.


Sin autor conocido.-

Un buen correo.

Deseo que hoy experimentes paz dentro de ti,
que confíes que te encuentras exactamente donde debes estar
que no olvides las posibilidades infinitas que nacen de la confianza en ti misma
y en otros, que utilices los dones que has recibido
y que transmitas a otros el amor que se te ha dado.
Deseo que estés feliz contigo misma por lo que eres.
Deja esta sabiduría asentarse en tus huesos
y deja a tu alma cantar, bailar y amar libremente.
Está ahí para cada una de nosotras.

Eso, llego a mi correo.-

Puede ser sin Título.

Ocurre que estoy sentada bajo un árbol,
a la orilla del río,
en una mañana soleada.
Es un suceso banal
que no pasará a la historia.
No son batallas ni pactos
cuyas causas se investigan,
ni ningún tiranicidio digno de ser recordado.

Y sin embargo estoy sentada junto al río, es un hecho.
Y puesto que estoy aquí,
tengo que haber venido de algún lado
y antes
haber estado en muchos otros sitios,
exactamente igual que los descubridores
antes de subir a cubierta.

El instante más fugaz también tiene su pasado,
su viernes antes del sábado,
su mayo antes de junio.
Y son tan reales sus horizontes
como los de los prismáticos de los estrategas.

El árbol es un álamo que hace mucho echó raíces.
El río es el Raba, que fluye desde hace siglos.
No fue ayer cuando el sendero
se formó entre los arbustos.
El viento, para disipar las nubes
antes tuvo que traerlas.

Y aunque no sucede nada en los alrededores,
el mundo no es más pobre en sus detalles,
ni está peor justificado ni menos definido
que en la época de las grandes migraciones.

N…