Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

último día.

Es el último día otra vez
y la rutina de la cena y abrazos
ya no me parece llamativa
ni emocionante, ni querida.
Es el último día
y hoy solo quisiera
tirar las lozas y los cristales por la ventana
para que no quede rastro de la confianza perdida
tirar lozas y cristales
esos que guardan tantas anhelos
Es el último día
y siento que al ser el final
debería sentirme satisfecha
y al contrario
la necesidad de todo es muy grande..

Un cambio de cifra no hará que las cosas cambien
pero si muchas cosas comienzan de cero
y eso ahora es lo único que debería importar
mientras, yo sigo siendo la niña que necesita que la quieran
y otras tantas cosas que nunca van a cambiar
y soy la misma que le carga no sentirse útil
eso que odio y cada vez crece más.

Quiero dejar de lado las inseguridades
las mañas y la impaciencia.
Olvidé pedir para navidad un radar
que reconociera a la gente doble estándar
procuraré comprarlo en el año.

Un párele

Ganas de arrancar las hojas escritas en esta nada
que ganas de nada
odio como pasan los minutos
detesto como todo se va llenando de silencio
como llueven las decepciones
como pesan las emociones.
Que ganas de arrancar la paciencia
de mandar a volar la esperanza
porque no veo las cosas como las pintaron
que dijeron que la historia sería distinta
que las cosas no era para...
que la idea no llegar y marcharse...
Que ganas de decir que no quiero mas nada
que nada es lo que estoy viviendo
que nada es lo que me va quedando.
Palabras y preguntas vacías
inventos y poca cordura.
Una una pausa me falta.
y me la voy a dar.


Me pesa tanto el alma compañera.

Nunca me había pesado tanto el alma ni tan oscura, ni tan clara nunca había sido tan profunda No me duele el pecho porque si mijo pesa profundo y pesa por dentro es como si a una la hicieran tiritas como un juego de duendes traviesos. Nunca me había pesado tanto el alma que ni mi compañera cabe en ella, la muy astuta solo golpea las puertas con esa interrogante en su sonrisa que nunca ha sido bienvenida aquí. Me duele adentro como si nada como si nada estuviera yo haciendo, mire mijo estoy sufriendo.. ¡Mire que ya nada brilla! ¡Mire que todo se esta muriendo!  Así me asusta la ingrata me tortura la muy malvada. Nunca me había pesado tanto el alma Me duele adentro como si nada mire bonito, su amigo se ríe finito y una aquí comiendo clavos atando cabos. ¡Mire que ya nada brilla! ¡Mire que no hay maravillas! ¡Mire, mírame amiga!  mira como me da risa. Me duele duda, me duele me duele desconfianza, duele me pesan como saco de plomo tus ideas me pesa tanto el alma compañera.

Un día mas y de dos.

Es difícil para mi, mucho.Porque empezar a ver la vida desde mi otra ventana es absurdo. Es egoísta de mi parte verlo así.
Pasa que debe ser primavera pero todo parece mostrarme lo contrario hoy, hasta amaneció lloviendo el cielo y hasta una mojada loca me pegue. Como si hubiera querido enrrostrarme en la cara que no hay noviembre, que no hay jardín. Mi cabeza esta vacía y el pecho también como gritando llenarse con algo que no hay. Soy muy poco prudente, muy poco valiente. Mi cabeza cabeza gana otra vez. Es bueno darse porrazos, pero en cuatro paredes no. Me sumerge tanto esto de no poder decir todo ni de pensarlo si quiera, ni de imaginarlo, mucho menos. Mi nueva ventana no me gusta no necesito encontrarme conmigo misma porque yo misma, ya tiene las cosas claras. Lastima que no sepa si eso es lo correcto. Entiendo, comprendo, espero. Si de verdad, entendiera, si te verdad comprendiera sabría esperar, y mi nueva vista sería un buen lugar. Es como si estuviera dividida por la mitad me supera la bipolaridad…

Espera.

El camino fue correcto, el destino es muy concreto.. no voy a cambiar el curso de las cosas vamos a pintar dos caminos distintos esperando que vuelvan a partir unidos.
Que hay cosas que me cuestan mas de lo que parecen que a ratos soy fuerte, al menos también débil. Sentirse tan vulnerable y dejar de lado el orgullo la verdad, no es nada bonito. Peor es que el orgullo salga perdiendo y se esconda entre ironías y una sonrisa. Peor es cuando ni siquiera salen sonrisas y que se esconda en agonía.
No me esta pareciendo justo darle tantas vueltas al asunto no es justo que mi orgullo pierda.
Amigo, quizás todavía no tengo prisa.. no tengo ninguna prisa, es cierto prefiero quedarme.
Pero también preferiría volver.