Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Mi propuesta.

Pues digamos que quiero pronto
ese final feliz de mi película
la que tanto escribí y reescribí por ti.
Pues tienes mi corazón fuera del dorso
mi alma al aire, una flota de princesa
y un verso más que dicho entre lenguas.
Te quiero y yo sé que tú me quieres
tanto o más
la verdad, es que yo te amo
tanto o mas a ti.
Entonces querido,
¿cuál es la tregua que hemos hecho?
Porque no es que me ponga melodramática,
aunque me gusta exagerar, también me carga
pero puede ser nuestro último verano
y yo quisiera imaginar que
cuando febrero acabe
pueda ser nuestro nuevo comienzo.
Lo diré por última vez
tómame o déjame
es que tanta lectura de la suerte
me dejo paranoica.
Mi alfa se confunde con tu omega
y mi versus no se lleva con tu alter ego.
Lo más profundo y sincero de mi
es lo que te busca
y convengamos en que soy un libro abierto,
te propongo ser más que amigos
y más que destino.
Aprovechemos que nada queda
y la vida debe ser bella.
Pues, digamos que quiero pronto
el final feliz de mi película

Febrero caprichoso.

Febrero llegas con calma esa lentitud picarona que se convierte en velocidad Llegas trayéndome caricias, ilusiones, como si fueran ineditas  cubriendo todo, mis manías mis esfuerzos. De pronto no pareces solitario, ni frío,
dejas de lado el hastío me tomas del pecho y me elevas a castillos esos que había dejado abandonados en el cielo. Me ilusionas, risueño, como si el futuro  no me abandonara y el mañana fuera mio y más que mio fuera nuestro. Y me haces pensar en dos en mi compañero, mi amigo, confidente y amante perdido. Haces que me olvide de mi de mis dudas, de las ingratas. Y así
como si un olmo me diera peras me inundas de gracia, chispas y brillos oculares, que me asustan cuan niña de trece años fuera me enamoras de todo, todo su encanto todo lo hermoso,
todo, todo otra vez.