Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Angustia

¡Vete ya!
me estas cansando.
Las piedras suenan
cada vez con mas fuerza.
¡Qué carajo es lo que quieres!
El jueguito no ha sido gracioso
haz actuado sin escrúpulos
que me repugna.
Tan femenina y delicadamente
no eres más que una farsa.
Que ganas de enviarte
a la mierda.

Solo Dos.

El amor es mejor escondido
cuando se vive de a dos.
Cuando digo escondido no me refiero en penumbras
me refiero a solo dos seres que se aman
dos, que se acompañan.
Es mejor cuando dos viven para si
que para el resto, dos.
Ese cosquilleo y curiosidad del otro
la buena vida, y las copas de vino.
¡Qué importa si el resto sabe o lo ignora!
son dos los que construyen su mundo.
Cuando me miras como a nadie miras
y yo respondo como si el amanecer no terminará
somos dos.
Cuando logro centrar la atención en ti
y tú me haces sentir única, dos.
Es que solo tú eres mi par por hoy
y si es así no quiero mañana,
desatas el nudo que hay en mi panza
y mi corazón avanza eclipsado
mira que contigo ha latido muy bien
y sé lo que puedes hacer mejor.

Cosquillas.

Mi ilusión soñolienta
ha despertado de golpe
¡cuanto añoro tu abrazo cariño!
¡cuanto anhelo tu compañía!

El sol que entra por la ventana
me tienta, me hace cosquillas.
Queda poco para mi primavera
no queda más que sonreír.

No me preguntes.

Por hoy solo lanzarme al vacío contigo.
No me preguntes nada
¡Toma de mi mano y ya!
Siento el cosquilleo que había perdido
no me preguntes y dame un beso
No olvides que contigo
he probado el más dulce
de los vinos.

Encuentro final

Observo el florero, las rosas están secas y ¡amarillas! pensó. Pues bien, no perdían el color y aún estaban sobre el viejo baúl, aunque ella quería que él se entrometiera en el "baúl de los recuerdos" él solo miraba la caja de madera. El transcurría como un día de otoño cualquiera, afuera el viento se sentía gracioso y los arboles expulsaban de sus brazos las hojas, que corrían como en una bella danza. Adentro ellos se miran con pudor y algo de recelo, haberse encontrado ahí en ese lugar había sido coincidencia para él, pero ella lo había seguido desde que diviso su sombrero. Él aún guardaba recuerdos un poco ajados de ella. Ella no había podido dejar de pensar en él, por eso ver las flores tal y como la última vez que se las dejó la hizo retroceder en el tiempo - Esto es extraño, no pensé que me encontraría contigo. La verdad me agrada ¿no lo crees? Ella no sabía si alegrarse o no por esas palabras, pues aún tenía en su mente a la ingrata desconfianza que se había sembrado…