Ir al contenido principal

Encuentro final

Observo el florero, las rosas están secas y ¡amarillas! pensó. Pues bien, no perdían el color y aún estaban sobre el viejo baúl, aunque ella quería que él se entrometiera en el "baúl de los recuerdos" él solo miraba la caja de madera. El transcurría como un día de otoño cualquiera, afuera el viento se sentía gracioso y los arboles expulsaban de sus brazos las hojas, que corrían como en una bella danza. Adentro ellos se miran con pudor y algo de recelo, haberse encontrado ahí en ese lugar había sido coincidencia para él, pero ella lo había seguido desde que diviso su sombrero. Él aún guardaba recuerdos un poco ajados de ella. Ella no había podido dejar de pensar en él, por eso ver las flores tal y como la última vez que se las dejó la hizo retroceder en el tiempo
- Esto es extraño, no pensé que me encontraría contigo. La verdad me agrada ¿no lo crees?
Ella no sabía si alegrarse o no por esas palabras, pues aún tenía en su mente a la ingrata desconfianza que se había sembrado. Pero en vez de parecer seria y mostrar una actitud tosca, sonrió sonrojada. Sentía como el color de su piel se encendía ante la mirada coqueta de este "aparecido".
- Sí, es agradable aunque no lo quiera, la verdad es que..
- La verdad es que vine hasta acá pensando que por coincidencia te vería aquí
Mientras él decía aquellas palabras con irónico gesto, ella sintió agitar su respiración y dando una vuelta coqueta sonríe.
- Era lógico, las invitaciones nos llegaron a todos, pero no creí que esto pasaría tan rápido.
Ahí ella empieza a endurecer la mirada, y mientras apretaba sus dientes para no sonreír mas, él comienza a recordar cuando fue la última vez que se vieron.
- Discúlpame.
Asombrada ella insinúa no entender y se sienta, no estaba preparada para una conversación tan sincera como la que se venía venir, él era alguien que nunca enfrentaba los temas. Se sentó entonces al lado de ella y miraron largo rato la entrada del salón.
En cambio para él, en su cabeza habían miles de pensamientos, podría haber salido corriendo del lugar, pero eso no era de caballeros, y por otro lado su orgullo no se lo permitía, y no sabía porque pero una parte de su ser quería hacer desaparecer la mirada dulce que tenía al lado, y otra parte no entendía porque había pedido disculpas, nada importaba ya. Había pasado tiempo desde la última vez que se vieron, desde la última vez que habían sonreído juntos, que habían pasado un otoño juntos. Pero estaba ahí inmóvil. Su cuerpo se había endurecido.
- No tienes que pedir disculpas. Creo que no es momento de hablar de eso, yo sé que debí haber entendido que era lo que tú querías. La verdad es que yo había escrito una relación desde mi punto de vista.
- Creo que tienes razón este no es momento. Pero eso no quita.. ¿como has estado?
Ella se puso se pie y el la siguió, salieron a la calle y conversaron un pequeño rato de lo que habían sido estos meses, en el fondo cada uno sabía que desde ese día ya no podrían ignorarse más. Las flores habían traído a ellos, una historia que ella no quiso olvidar. Y ese encuentro lo había enfrentado a él, con aquello que nunca asumió y solo escondió.
- Tus ojos brillan, había olvidado ese brillito de tus ojos. Qué me gustaba cuando me mirabas así.
- ¿Cuánto tiempo te quedas?
- Eh.. puedo quedarme bastante tiempo si quiero... Yo creo que debemos acomodar esta historia, como me decías tú, quizás cueste y quizás no lleguemos a nada. Tengo que ser sincero, y la verdad no sé porque estoy así contigo, porque te digo estás cosas. Es como si algo no me dejará irme de tu lado. Hace meses que no pensaba en ti, pero hace un par que de vez en cuanto empece a recordar tu voz, y hasta sentía tu aroma de vez en cuando.
- Interrumpes siempre violentamente en mi tiempo, no sé que decirte. Pero hoy me gustaría quedarme contigo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me consumes
Me fatigas  Me desarmas  Me aniquilas  Me matas  Me encantas  Te deseo  Un deseo  Mi deseo  Deseando té  Té en la mañana  Té al mediodía

Léeme. Embriágame. Destrózame.  Quiéreme, suicida, loco.  Maniático, perverso.  Quítame el frío.  Agítame.  Lléname la noche, lléname la vida.  Mi vida.

Y háblame.  Sobre todo dime algo.  Quiero oírte, y decirte..  Que te siento  Que al tocarme, eres como el viento.  Suave y dulce. Furia y fuego.  Cuando besas, eres tan extremo…  Que me impregnas de vacío,  y me dejas en silencio  Cuando marchas y no te veo.  Pienso en el momento que el sentido se hizo sentimiento;  y vibramos apretados.  Pensamos que éramos de acero.  Y así, se encontraron nuestras almas.  Así, construimos nuestro cielo.

anonimo

Insomnio

El viento, el frío, el invierno.

Quizás no sea un largo tiempo
tan solo minutos
quizás solo unos segundos.

Pero llevo un año
acostada mirando el techo
Y ya pasó un día entero
mirando el cielo negro
Conté siete oscuros días
sumando estrellas fijas
Ninguna se movía allá arriba
ninguna fugaz tan solita.

Quizás no sea un largo tiempo.

Pero llevo un año
mirando en pie por el vidrio
Y ya pasó un día entero
condensando la ventana si respiro
Conté siete oscuros días
dibujando siluetas de hojas
Ninguna se movía con el viento
ninguna cayó al suelo.

Quizás no sea un largo tiempo
tan solo minutos
quizás solo unos segundos.

El viento, el frío, el invierno.

Nadie se mueve allá afuera
nadie se mueve acá adentro.
Ni las estrellas brillan menos
ni los árboles pierden cuerpo.

Nadie se mueve allá afuera
ni el pájaro ha dejado su nido
Nadie se mueve acá dentro
ni siquiera mi frío reflejo.

Me veo tan quieta en el vidrio ni la humedad me nubla el reflejo
Afuera no vuela un viento
solo hace frío y eso es e…

Declaración al viento.

Conexión
si tuviera que escoger
una palabra seria conexión.

Si tuviera que definirnos
no sabría escoger,
complices nos queda bien
compañeros todo el tiempo
amantes nos viene mejor.

Lo que mas me gusta es tu mirada
tus fuertes manos, y tus brazos

Mi descanso es en tu pecho
mi perdición  son tus palabras
mis cosquillas son tus besos.

Si tuviera que escoger un día
sería martes veintisiete
si escojo un lugar seria tu cama
pero las calles y las caminatas
A veces importan más

Si tuvieran que unirnos
sería nuevamente el vino

Si elijo un puente
sería tu sinceridad.
Si hay anzuelos serian
a fumar las invitaciones

Una noche, las con lluvia
una mañana, las que no comienzan

Me encantas por completo
me cautivas cada día que te extraño
me sorprendes, me atrapas.

Me estremezco y caigo en ti
que maneras mas extrañas
de juntarnos tuvo el destino
y estamos, y aquí estoy
esperando
esperándote
deseándote todo el tiempo
subiendo y cayendo
y siempre es en ti.

Y nada me borra esta sonrisa
y nada me aleja
y…